PAPÁS DE HOY
¿Pasamos poco tiempo con nuestros hijos?

Uno de los grandes sentimientos de culpa que arrastran muchos padres actualmente es la idea de que pasan muy poco tiempo con sus hijos debido a los horarios laborales. Sin embargo, un estudio publicado en la revista Journal of Marriage and Family indica que esto no es así y que, de media, las madres pasan unos 50 minutos más con sus hijos que en la década de los 60.

Esta investigación analizó el tiempo que madres y padres pasan con sus hijos en 11 países denominados “ricos” (Gran Bretaña, Francia, Dinamarca, Canadá, Alemania, España, Italia, Holanda, Eslovenia y Estados Unidos), y lo comparó con el tiempo que pasaban los padres en las décadas de los 60, 70, 80 y 90. La conclusión a la que llegaron es que, de media, las madres pasaban en 2012 104 minutos cuidando a sus hijos, frente a los 54 de 1965.

En cuanto a los padres, un padre promedio en 1965 pasó solo 16 minutos al día al cuidado de sus hijos, frente a los 59 minutos de 2012.

Los datos del estudio referentes a España indican que las madres de los años 60 pasaban unos 30 minutos al día con sus hijos, tiempo que ha aumentado a 110 entre las madres no universitarias y 150 en las universitarias.

Y los padres españoles, que hace 50 años apenas si veían a sus hijos, actualmente pasan en torno a 50 minutos los no universitarios y 80 los universitarios. Mucho menos que las madres, aunque la diferencia se va acortando.

Esto indica que la prioridad de los padres y madres actuales es pasar el mayor tiempo posible con sus hijos, y organizan sus tiempos y sus trabajos, en base a lo que pueden, en torno a ellos, para estar todo lo posible con sus hijos.

Sin embargo, para aquellos que no puedan pasar mucho tiempo cuidado y criando a sus hijos por incompatibilidad con los horarios de trabajo, especialmente aquellos padres o madres que salen de trabajar tarde o que trabajan toda la tarde, siempre está el consuelo de lo que dicen todos los expertos en educación: lo importante no es tanto el tiempo que pases con tus hijos, como lo que haces en ese tiempo. Ayuda más al desarrollo de tu hijo que pases 30 minutos jugando y escuchando sus problemas, que 2 horas sentados delante de la televisión.

Así que si no puedes pasar mucho tiempo con tu hijo, no te sientas culpable y aprovecha todos los minutos juntos para pasar tiempo de calidad, jugar, hacer actividades divertidas, hablar y, sobre todo, daros muchos besos y abrazos.