SALUD Y BIENESTAR
Pequeño sangrado vaginal al nacer, ¿a qué se debe?

Durante los primeros días de vida es habitual encontrar pequeñas gotas de sangre en los pañales de la niña. Este ligero sangrado vaginal es lo que se conoce como “mínima pubertad precoz de Jaquet” y es un proceso natural que no causa complicaciones.

Durante el embarazo, la madre traspasa estrógenos, hormonas sexuales femeninas, a la niña. Esto puede causar un alto nivel de estas hormonas que provoca un ensanchamiento del útero de la bebé, lo que puede provocar una pérdida leve de sangre que se visualiza en los primeros días de vida. Este sangrado es escaso y puede ir acompañado de una flema transparente.

Este traspaso hormonal entre madre e hija también puede causar hinchazón de las mamas y los pezones. Este proceso es transitorio y no se debe hacer nada, puesto que desaparecerá solo en unos días.

Tan solo se debe extremar la higiene del bebé, limpiar bien los pliegues de la vulva y hacerlo siempre de delante hacia detrás para evitar que las bacterias del ano entren en la vagina. Recuerda cambiarle de pañal a menudo.

Otras causas de sangrado

Si el sangrado se produce más tarde, y antes de que la niña llegue a la pubertad y empiece con la menstruación, conviene consultar al médico por si acaso, ya que puede deberse a algún desajuste hormonal, pero también a otros motivos que requieran diagnóstico y tratamiento médico. Entre los principales encontramos:

Infección genital como la vulvovaginitis, que suele estar causada por una infección bacteriana que provoca inflamación y sangrado vaginal. El tratamiento en este caso son antibióticos.

Lesión por cuerpos extraños: la niña puede hacerse daño al caerse o chocarse con una puerta, un mueble o cualquier otro objeto que dañe la vagina y provoque un sangrado. También puede producirse si la niña se deja un trozo de papel higiénico al limpiarse y este se infecta. El médico deberá determinar el alcance de la lesión y el tratamiento necesario.

Desórdenes hormonales: aunque la menstruación aparece en torno a los 10 años, en algunas niñas puede aparecer desde los 8, lo que se conoce como pubertad adelantada. Esto suele estar causado por un desarrollo prematuro de los estrógenos y, si no va acompañado de otros síntomas que indiquen trastornos o síntomas más serios, no tiene mayor importancia.

– Las infecciones urinarias, como la cistitis, también pueden causar sangrado, pero procedería de las vías urinarias, no de la vagina.