DIVERSIÓN EN FAMILIA
Primavera al aire libre

Llega la primavera, el buen tiempo, el calorcito y los días más largos, así que no hay excusas para no salir al parque o al campo a disfrutar con nuestros hijos de sus juegos y actividades.

La primavera es una de las estaciones en las que mejor podemos disfrutar de la naturaleza, puesto que ya no hace el frío del invierno, pero tampoco el calor asfixiante que puede llegar a hacer en verano. Por eso, es momento de salir al parque y de excursión con nuestros hijos por el campo, la montaña o cualquier sitio donde puedan vivir y respirar la naturaleza.

Y es que estar en contacto con la naturaleza ofrece muchos beneficios a nuestros hijos, como hacer ejercicio, evitar el sedentarismo y el sobrepeso, potenciar la independencia y la autonomía, explorar y descubrir nuevas cosas, potenciar su creatividad e imaginación y aprender cosas diferentes y de manera directa sobre los animales, las plantas… Además, pasar tiempo especial con nuestros hijos potencia los vínculos con ellos y fortalece la comunicación en familia, por lo que no dudes en coger unos bocadillos, bebidas y lo necesario para ir a pasar la tarde o el día entero al aire libre con tus hijos.

Estas son algunas opciones divertidas que puedes hacer allí con ellos:

– Explorar: en vez de pasear tranquilamente, podéis inventaros un juego de exploración en el que deberéis ir descubriendo todos los secretos que os ofrece ese paisaje. Será más divertido si es una zona con mucha vegetación, pequeñas cuevas, riachuelos…

– Recolectar flores y hojas. Id fijándoos en las flores y plantas diversas que encontráis a vuestro paso y escoged un ejemplar de cada una para secarla y pegarla luego en casa en un cuaderno en el que podéis apuntar el nombre de cada uno, sus características, etc.

– Buscar animales. Investiga un poco antes de ir qué animales hay en esa zona, apúntalos en un cuaderno y, una vez allí, buscadlos e ir apuntando los que hayáis conseguido ver. Podéis incluso hacer competiciones entre vosotros para ver quién divisa antes un pájaro amarillo, una mariposa, un animal de cuatro patas…  Así aprenderá a investigar el entorno y fijarse en cómo es la naturaleza que le rodea, en lugar de pasar por ella sin hacer caso.

– También podéis sentaros en una zona tranquila y soleada y, mientras tomáis el sol (con protección y cuidado), contaros cuentos e historias que pueden ser reales o inventadas.

Deporte al aire libre. Llevad una pelota, una comba o cualquier otro elemento que os permita jugar a algún deporte o actividad deportiva al aire libre. Hay muchas opciones como fútbol, beisbol, rugby, etc.

Lo importante es que disfrutéis del aire y de la naturaleza pasando un día diferente lejos del bullicio y la contaminación de la ciudad.