CUIDADOS DEL PEQUE
Primeros auxilios en caso de heridas o sangrado

Las caídas son muy habituales en los niños, causándose heridas, rasguños o rozaduras que pueden sangrar profusamente. Si esto te pase con tu hijo, debes saber cómo atenderle.

Heridas. Límpialas y desinféctalas con agua, jabón y un antiséptico. Posteriormente cúbrelas con una gasa y no apliques ninguna sustancia.

Hemorragia. Es el caso más frecuente que se presenta en los niños. Sus causas son diversas: caídas, golpes, cortes, etcétera. El principal objetivo es detenerlo. Lo recomendable es hacer presión mediante compresas, apósitos o pedazos de tela limpia hasta que el sangrado se detenga. No obstante, existen sangrados más serios, es decir, con fuertes hemorragias, los cuales deberán ser supervisados por un médico.