ESPERANDO AL PEQUE
Primeros síntomas de embarazo

El síntoma más característico del comienzo del embarazo es, sin duda, la amenorrea o ausencia de menstruación. Cuando una mujer está intentando quedarse embarazada y la regla no le baja, tiene la primera sospecha para pensar que lo ha conseguido. Pero además de este síntoma hay muchos otros que aparecen estas primeras semanas de gestación.

Pequeño sangrado vaginal

Algunos de los primeros síntomas de embarazo pueden confundirse con los de la regla, como un ligero sangrado vaginal que puede producirse unos 7 días después de la concepción, causado por la implantación. Cuando el embrión se adhiere a las paredes del útero puede causar un ligero sangrado rosado o marrón que puede confundirse con el primer día de regla, pero pronto se ve que no aumenta como en la menstruación.

Cansancio y sueño

Los cambios que se producen en estos primeros días a nivel hormonal hacen que el cuerpo consuma mucha energía, lo que puede hacer que la mujer sienta sueño, cansancio, ganas de dormir a todas horas…

Mareos

La relajación de la pared de los vasos sanguíneos, por la presencia de las hormonas propias del embarazo, hace que la tensión arterial disminuya, lo que puede hacer que sientas mareos o incluso que llegues a desmayarte.

Náuseas

Otro síntoma muy ligado al embarazo, las temidas náuseas matutinas que, si bien se llaman así, suelen aparecer a lo largo de todo el día, incluso hay mujeres que las notan más por la tarde. Se cree que aparecen por el aumento de la hormona HGC u hormona del embarazo. Surgen en torno a la sexta semana, aumentan hacia la octava y empiezan a disminuir desde la semana 13. Pueden ir acompañadas de vómitos o no.

Mayor percepción de olores

El aumento de algunas hormonas puede hacer que tengas una mayor percepción olfativa y que notes más los olores desagradables, o que olores que antes no te molestaban ahora te repulsen.

Aumento de las ganas de ir al baño

El volumen de sangre aumenta hasta un 50% durante el embarazo. Además, aumentan otros fluidos, lo que hace los riñones tengan que trabajar más y, por lo tanto, tengas que ir al baño a hacer pipí mucho más a menudo, incluso que tengas que levantarte varias veces por la noche para ir al baño.

Dolores abdominales

Debida a la congestión y crecimiento del útero, es normal notar calambres o dolores en la región abdominal parecidos a los cólicos de la regla, por eso a veces este síntoma puede confundirse con la llegada de la menstruación.

Cambios en los senos

Los senos experimentan muchos cambios desde el primero momento de la concepción. Crecen, aumenta su sensibilidad, puede notarse hinchazón o cosquilleo, las venas se vuelven más grandes, los pezones más oscuros y grandes y las aréolas se vuelven también más oscuras y grandes.