ALIMENTACIÓN
¿Puede un bebé ser vegetariano?

Las dietas vegetarianas para los niños pequeños tienen sus beneficios y sus riesgos. Para que una dieta vegetariana no sea insuficiente hay que tener en cuenta todos los nutrientes que un niño necesita para crecer y desarrollarse adecuadamente y dárselos en forma de otros alimentos o de suplementos vitamínicos.

 

Para que una dieta vegetariana sea completa debe cumplir con los requisitos nutricionales del un bebé, que son elevados, sobre todo en lo que a  calcio, proteínas y otras vitaminas y minerales se refiere.

 

En los primeros meses de vida de un bebé no hay problema ya que se alimenta exclusivamente de leche materna. Pero a partir de los 7 meses se recomienda introducir la carne, uno de los primeros alimentos “prohibidos” para un vegetariano.

 

Para compensar las proteínas y grasas que el bebé pierde al no comer carne ni pescado, se recomienda seguir los siguientes consejos:

 

– Dale alimentos ricos en hierro como zumo de ciruelas, letenjas refinadas, cereales, judías, hortalizas verdes…

 

– Para cubrir las necesidades de calcio puedes darle leche adaptada o de fórmula hasta que pueda tomar la leche de vaca, leche de soja enriquecida, quesos y lácteos, pan integral, tofú…

 

– Las legumbres, los cereales y los frutos secos (cuando pueda consumirlos) son una buena fuente de proteínas.

 

– Para proporcionarle la energía que necesita puede consumir alimentos energéticos como el aceite vegetal, el aguacate, el queso o los frutos secos.

 

– La vitamina B12 se encuentra principalmente en alimentos de origen animal. Como el niño apenas consume este tipo de alimentos, necesitará comer muchos lácteos y huevos.

 

En algunos casos, puede que el pediatra recomiende no seguir una dieta estrictamente vegetariana, especialmente si el niño tiene carencias de ciertos nutrientes. En otros, puede recomendar suplementos vitamínicos para completar su dieta.

 

Entre los principales riesgos que encontramos en una dieta vegetariana está la deficiencia de hierro en sangre que puede dar lugar a una anemia o retraso psicomotor; déficit de vitamina B12 que afecta a los músculos y los nervios; la ausencia de vitamina D puede ocasionar raquitismo… Por eso es necesario que, a pesar de que no se consuman algunos alimentos, el resto aporten todas las calorías, proteínas, vitaminas y minerales necesarios.