SALUD Y BIENESTAR
¿Qué es la galactosemia?

La galactosemia es una enfermedad metabólica genética que puede resultar muy grave si no se detecta a tiempo ya que está asociada al consumo del azúcar simple galactosa, presente en la leche materna.

 

Las personas que padecen galactosemia no pueden descomponer el azúcar simple galactosa, el que se encuentra en la leche, lo cual causa que la galactosa se acumule en el organismo, dañando el hígado, el cerebro, los riñones y los ojos.

 

Si no se detecta pronto, la galactosemia puede causar hepatomegalia, retraso mental, cataratas, etc.

 

Los síntomas principales de esta enfermedad son:

 

– Convulsiones

 

– Irritabilidad

 

– Letargo

 

– El niño se niega a comer

 

– Ictericia

 

– Vómitos o diarrea

 

No obstante, estos síntomas pueden confundirse con los de otras enfermedades y, para evitar los daños antes descritos, es fundamental detectarla enseguida. Por eso esta prueba está incluida en la prueba del talón que se hace al bebé a las 48 horas de nacido ya que, con un diagnóstico temprano, se pueden evitar los daños y el niño podrá llevar una vida normal y sin problemas.

 

No hay cura, el tratamiento consiste en evitar todos los alimentos que contengan galactosa, incluida la leche materna. Por lo tanto, en estos casos no se puede dar el pecho y hay que alimentar al bebé con leche de soja o libre de lactosa.