SALUD Y BIENESTAR
¿Qué significan los diferentes colores de las heces de los bebés?

Las caquitas del bebé son de diferente color según la alimentación que siga pero, además, muchas veces pueden indicarnos la existencia de laguna enfermedad o problema.

 

Meconio: heces negras y pegajosas

 

Las primeras caquitas del bebé, en sus primeras horas de vida, son de color negruzco y muy pegajosas, como petróleo. No te asustes ya que es lo normal puesto que esta primera deposición está formada por restos de líquido amniótico y otras sustancias que el bebé ha tragado mientras estaba en el útero.

 

Caquitas de lactante: amarillas

 

Los bebés alimentados exclusivamente con leche materna echan unas cacas de color amarillo mostaza y pueden ser grumosas y contener una especia de semillas. Son casi líquidas ya que solo ingiere líquidos, pero eso es lo normal.

 

Las cacas de los bebés alimentados con leche de fórmula son más espesas, su olor es más fuerte y su color es más amarillo verdoso.


Introducción de la alimentación: cacas marrón verdoso

 

Al empezar a consumir sólidos, generalmente purés de frutas y verduras, las cacas de los bebés van cambiando y se vuelven de color marrón verdoso, aunque este color varía mucho en función de lo que coma y pueden ser más anaranjadas si ha comido zanahoria, por ejemplo. También se vuelven más olorosas y espesas.


Diarrea: heces acuosas y blandas

 

Cuando el bebé sufre diarrea las cacas se vuelven muy líquidas y blandas y más frecuentes. Suelen salir también de manera explosiva.

 

Estreñimiento: heces secas y duras

 

Las heces en forma de bolitas, secas y de color marrón, que cuesta que salgan, son síntoma de estreñimiento.

 

Heces verdes brillantes

 

Las caquitas de color verde brillante y espumosas son normales en bebés alimentados al pecho que no lo vacían adecuadamente y se alimentan solo de la primera fase de la toma, con menos grasa, por lo que ingieren demasiada lactosa.

 

Heces con vetas rojas

 

Las vetas rojas en las cacas son restos de sangre, frecuentes en bebés estreñidos que pueden haber sufrido un pequeño desgarro o fisura anal.

 

Heces negras

 

Las caquitas negras y espesas pueden ser un síntoma de algo grave, por lo que hay que acudir al médico de inmediato.

 

Heces blancas

 

Las heces de este color pueden ser síntoma de carencia de bilis, es decir, problemas en el hígado o la vesícula.