CURIOSIDADES
¿Sabes qué son los bits de inteligencia?

Los bits de inteligencia son un método de aprendizaje para niños de entre 0-6 años que mejoran la atención, facilitan la concentración y desarrollan y estimulan el cerebro y la memoria.

Los bits de inteligencia son el punto principal del Método Doman, desarrollado por el médico estadounidense Glenn Doman en los años 50. En un primer momento sus estudios y descubrimientos fueron formulados para ayudar a niños con problemas o lesiones cerebrales, pero actualmente además, sirve para enseñar diversas materias a niños de entre 0 y 6 años, por lo que se usan principalmente en educación infantil.

Los bits de inteligencia pueden definirse como la unidad mínima de información concreta que el cerebro puede procesar por cualquiera de los cinco sentidos aunque generalmente se usan imágenes grandes, claras y bien definidas. Normalmente se usan cartulinas con letras, dibujos o pictogramas sencillos.

El conocimiento se basa en estímulos del medio que tomamos a través de los sentidos y perduran en nuestra memoria si se presentan continuamente. En esto se basa este método para trabajar a través de categorías que agrupan a un mínimo de imágenes relacionadas y por áreas de conocimiento.

El método puede usarse en diversos ámbitos:

– Programa de Lectura

– Programa de Inteligencia

– Programa Musical

– Programa de Matemáticas

– Programa de Escritura

– Programa de Excelencia Física

– Programa de Segundo Idioma

Aunque lo más habitual es usarlo para enseñarles a leer y escribir. Se escribe en cada cartulina, con un rotulador rojo gordo, la letra o símbolo que se quiera enseñar y un dibujo al lado. De esta manera el niño va identificando cada dibujo con su significado. Los bits siempre se agrupan por categorías para facilitar las conexiones neuronales. Por ejemplo:

Partes del cuerpo: brazo, cabeza, piernas

Animales de la granja: gallina, cerdo, vaca

Para trabajar adecuadamente con los bits de inteligencia hay que seguir una serie de reglas como mostrar un bit cada segundo para captar la atención del niño, ser concisos, presentar al niño objetos o palabras que desconoce y seguir un orden lógico.

Los niños aprenden de este modo, sin darse apenas cuenta, nuevos términos y significados, que servirán para desarrollar y ampliar el lenguaje, el vocabulario y la memoria.