CURIOSIDADES
¿Qué hacer si se cae de cabeza?
Caídas

Por mucho cuidado que tengamos con nuestros hijos, es inevitable que alguna vez se caigan de cabeza, lo que probablemente no dé un susto bastante grande. Sin embargo, no siempre es necesario acudir a Urgencias para que lo valoren tras la caída.

Lo primero que debes tener en cuenta si tu hijo se ha caído de cabeza es que sus huesos son mucho más blanditos y elásticos que los de los adultos, por lo que se rompen con más dificultad y sufren menos daño tras una caída. Además, su peso es mucho menor, por eso los golpes son menos fuertes.

Además, es importante valorar la distancia desde la que se ha caído. No es lo mismo caerse de una cama a 40 cm que de un cambiador a un metro y medio. Tampoco es lo mismo si se cae de cabeza o si apoya antes las manos, los hombros u otra parte del cuerpo.

Por lo tanto, lo primero que debes hacer si se ha caído es evaluar de dónde y cómo ha sido la caída para valorar si puede ser algo grave o no. Asegúrate de que no tiene ninguna herida grave, hemorragia, fractura o lesión que requiera acudir a Urgencias de inmediato. También es importante valorar su llanto, si es muy intenso y no para de ninguna manera, algo le duele. Si se calma en cuanto lo coges y le das un beso, no parece que revista gravedad.

Observa también si está irritable, confuso o presenta una somnolencia no habitual. Estas son señales de una posible lesión cerebral, por lo que debes acudir también al médico para que valoren su estado.

Si actúa con normalidad, está feliz y no muestra ningún comportamiento extraño, no debes preocuparte, aunque es conveniente que, ante cualquier cambio, acudas a Urgencias.

Si le ha salido un chichón, puedes ponerle algo frío o darle con un stick antinflamatorio de los que venden en farmacias para los golpes de los niños. Estos stick tienen árnica, que refresca y reconforta, evitando además que la zona se inflame.

Si tiene una hemorragia, tapónala con una gasa limpia y, si no para o es muy profunda, acude al médico para que le den puntos.

En resumen, tras un golpe fuerte de cabeza, debes estar atento a las siguientes señales para acudir al médico lo antes posible: pérdida de conocimiento, sangrado intenso, convulsiones, vómitos incoercibles, somnolencia y llanto prolongado.

Si no, no te asustes y prepárate porque las caídas en los niños son muy habituales y seguro que no será la última. No lo dejes nunca solo en lugares elevados como el cambiador y evita actividades peligrosas como trepar o subir a sitios altos.