ALIMENTACIÓN
¿Son malas las golosinas?

Las golosinas son “calorías vacías”, con un valor nutritivo casi nulo. Están constituidas básicamente por azúcares simples (fructosa, glucosa y sacarosa) de rápida asimilación, aditivos y colorantes artificiales para obtener los llamativos colores…

Aunque es difícil negarle un caramelo a un niño, ya que no pueden resistirse a ellos, los padres deben tener en cuenta que un abuso de estos productos puede perjudicar su crecimiento. Endocrinólogos y pediatras coinciden en que no hay que prohibir las golosinas, pero sí ser estrictos en su consumo.

Las golosinas, aunque atractivas, esconden sustancias con calorías vacías que nada aportan al organismo. Si bien un consumo moderado puede resultar el más grande de los placeres, su abuso puede derivar en trastornos digestivos y un aumento de caries.