CUIDADOS DEL PEQUE
Su primer día de guardería

Su primer día en la escuela es una pequeña prueba para tu hijo, aunque también lo es para ti: se trata de la primera “separación”. Veamos con detalle de qué forma se puede favorecer la introducción del niño en el colegio, qué reglas hay que seguir, cómo y por qué.

• En primer lugar, un mes antes del inicio de la escuela, conviene que el niño tenga la oportunidad de separarse de mamá, aunque sea por poco tiempo. Se puede empezar con una hora y, después, se puede pasar de forma gradual a dos o tres horas. Para finalizar, mamá puede alejarse del pequeño una tarde entera. Durante el tiempo en que mamá esté fuera, el niño debe permanecer en compañía de alguien conocido con el que se sienta a gusto, ya sea un su abuela o un cuidador habitual.

• En segundo lugar, es indispensable que mamá piense que ha acertado en su decisión. Así, podrá transmitir al niño su entusiasmo por la guardería, un lugar donde podrá jugar con otros niños, establecerá sus primeras amistades y, seguramente, experimentará sus primeros pequeños y saludables conflictos.

¿Por qué no le gusta la guardería?

Un niño muy pequeño no tiene una percepción clara del espacio o del tiempo. Por este motivo, cuando se produce una separación de sus padres u otros cuidadores (abuelos, cuidadores, etc.), el bebé tiende a pensar que va a ser permanente, y vive ese momento de una forma muy angustiosa. Su reacción suele ser un llanto desconsolado con el que demanda la atención del padre o de la madre, comunicándoles que vuelvan.

Lejos de ser un problema, este miedo a la separación es un mecanismo evolutivo que el niño irá perdiendo de forma gradual. De hecho, la ansiedad por la separación está presente en casi todos los niños de entre 12 y 14 meses, y es algo muy frecuente hasta los tres años de edad.

Ayúdalo a superar esto y deja que lleve su peluche preferido, así irá a la escuela más contento.