ALIMENTACIÓN
Una dieta equilibrada

Para asegurar la salud de tu hijo debes procurarle una dieta variada y equilibrada que le aporte todos los nutrientes que necesita (proteínas, hidratos, minerales, vitaminas, etc.).

• La dieta debe ser equilibrada y variada en platos, sabores, texturas y consistencia e incluso colores, para acostumbrar al paladar y lograr un adecuado aporte nutritivo. El olor, el color, el sabor y la forma influyen en sus gustos personales.

• Procura que el niño no adquiera conductas alimenticias caprichosas y monótonas con preferencia hacia unos alimentos, ni aversión a otros que pueden conducirle a llevar una alimentación deficiente.

• Enséñale a que mastique bien y, asimismo, a que tenga un adecuado manejo de los utensilios de mesa.

• A la hora de introducir alimentos nuevos conviene que lo hagas progresivamente y al principio de cada comida, cuando el niño tiene más apetito.

• Si el niño se queda a comer en la guardería, es preciso que conozcas el menú de cada día con el fin de completar y equilibrar la dieta con las comidas de casa.

• Limita el consumo de alimentos basura (golosinas, snacks, refrescos…), especialmente entre las principales comidas, para que coman lo que tienen que comer a sus horas.

• Ten en cuenta que el desayuno es una de las comidas más importantes del día.