ALIMENTACIÓN
Ventajas de la leche materna

La leche materna es la fuente perfecta de nutrición para los bebés, ya que contiene cantidades apropiadas de carbohidratos, proteínas y grasas. Igualmente, suministra enzimas digestivas, minerales, vitaminas y hormonas que requieren todos los bebés. La leche materna también contiene valiosos anticuerpos de la madre que pueden ayudar al bebé a combatir las infecciones.

El suministro de leche se establece durante los primeros días y semanas después del nacimiento del bebé. Si puedes amamantar a tu bebé de forma temprana (dentro de la primera media hora) y con frecuencia (a petición, o de 8 a 12 veces por día) el proceso de alimentación se establecerá de manera cómoda y eficaz.

Beneficios de la leche materna

a) Mejor digestión. La leche materna es la más adecuada para el sensible aparato digestivo del niño, que todavía no está bien desarrollado. Los niños alimentados al pecho tienen menos probabilidades de sufrir cólicos, gases y salivación excesiva.

b) Mayor tolerancia. Los recién nacidos casi nunca son alérgicos a la leche de la madre. Pueden ser sensibles a algo que ella haya comido y que haya pasado a su leche (inclusive, puede ser leche de vaca), pero por lo general la leche misma la toleran bien.

c) Adecuado control de evacuaciones. Debido al efecto naturalmente laxante de la leche materna, lo niños que lactan evacuan en abundancia y el estreñimiento es una cosa casi desconocida entre ellos. La leche materna disminuye el riesgo de desarreglos digestivos destruyendo directamente muchos microorganismos perjudiciales e inhibiendo el desarrollo de éstos.

d) Menor número de infecciones. Cada vez que el niño toma del pecho de la madre ingiere una abundante dosis de anticuerpos que fortalecen su inmunidad a las enfermedades, evitando catarros, infecciones de los oídos y otras enfermedades.