ALIMENTACIÓN
Ventajas del pescado azul

El pescado azul se introduce en la dieta del bebé a los 18 meses. Es un pescado que no debe faltar en la alimentación infantil ya que tiene muchos valores nutritivos, aunque en menores de 12 años se aconseja reducir el consumo de ciertas especies por su alto contenido en mercurio


Los pescados azules son aquellos que contienen más de un 5% de grasa, frente a los pescados blancos que no superan el 2%. Esta cantidad mayor de grasa influye en su coloración, por lo que la mayoría son azules por fuera, de ahí su nombre. Suelen ser pescados de aguas profundas y frías.  

            

Los principales pescados azules son atún o bonito del Norte, boquerón, arenque, salmón, sardina, anguila, jurel, salmonete, pez espada o emperador, lamprea, palometa, cazón…

 

Es un alimento muy recomendado para bebés de más de 18 meses por sus infinitos beneficios para la salud. Reduce la presión arterial, el colesterol malo, previene las enfermedades cardiacas… gracias a sus valores nutritivos. El pescado azul aporta:

 

– Ácidos grasos poliinsaturados, en concreto omega 3

– Calcio

– Hierro

– Yodo

– Fósforo

– Vitamina A

– Vitamina B1

– Vitamina D

– Vitamina E

– Cinc

– Proteínas de alto valor biológico

 

Es un alimento por lo tanto muy completo que no debe faltar en la dieta de ningún niño. No obstante, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición aconseja reducir el consumo de determinadas especies de pescado azul, aquellas de gran tamaño como el pez espada, el tiburón, el atún rojo o el lucio, en niños menores de 12 años por su alta contaminación de mercurio.

 

 Los niños menores de 3 años no deben ingerir estas especies, y en niños de 3 a 12 años se aconseja limitar el consumo a 50 gramos a la semana. (El atún en lata no es perjudicial.)