¿Qué son las perlas de Epstein?

Las perlas de Epstein son unos quistes blanquecinos que se forman a veces en las encías y el paladar de los recién nacidos. No requieren tratamiento y desaparecen solas en unas semanas.

 

Las perlas de Epstein o quistes gingivales del neonato son una afección muy habitual en recién nacidos (las presentan hasta un 80% de bebés) y, afortunadamente, no son graves.

 

Son una especie de quistes o manchas de color blanco o amarillento que aparecen en las encías y el paladar. Son pequeñas, entre 1 y 3 mm, y son unos nódulos llenos de proteínas que pueden confundirse con un diente, pero que no tienen nada que ver con la dentición ni están relacionadas con esta.

 

No causan ningún tipo de molestia ni dolor al bebé, por lo que no debes preocuparte si tu pequeño de tan solo días presenta de repente estas manchas en la boca. Asimismo, no hace falta tratarlas ya que desaparecen generalmente al cabo de una o dos semanas, normalmente tras una toma.

 

Por lo tanto, si ves que tu bebé presenta estas perlas no te angusties y deja que pasen los días, desaparecerán pronto ellas solas.