ALIMENTACIÓN
¿Qué hacer si ya no quiere comer papillas?

La mayoría de los padres, al comenzar con la alimentación complementaria a la leche materna o de fórmula, lo hace por medio de papillas o purés, ya que es la forma más sencilla y rápida de conseguir que coma grandes cantidades de frutas, verduras, carne o pescado. Sin embargo, es posible que, de un día para otro, tu hijo ya no quiera comer más papillas, ¿qué hacer en este caso?

Hasta los 6 meses, tanto la Organización Mundial de la Salud como las principales asociaciones de pediatría recomiendan alimentar al bebé con leche materna exclusivamente. Y, en los casos que no se quiera o no se pueda, con leche de fórmula de iniciación. Pero, llegados a los 6 meses, la leche sola no es suficiente para cubrir las necesidades alimentaria del pequeño, por eso hay que comenzar a introducir en su dieta, gradualmente, otros alimentos.

Lo normal es hacerlo mediante triturados, ya que, con 6 meses, muchos bebés apenas tienen dientes y no saben masticar bien, por lo que pasar la comida por la batidora es la mejor manera de ofrecerle nuevos alimentos como las frutas, las verduras, la carne, el pescado, los cereales o incluso el huevo.

Al principio puede costar un poco, sobre todo ciertos sabores, pero la gran mayoría de los bebés acepta sin problemas los purés, y pronto son capaces de sustituir tomas enteras de leche por un buen plato de puré o papilla.

Este tipo de alimentación con triturados se aconseja de manera exclusiva hasta que el pequeño sea capaz de masticar y tragar alimentos en trocitos, lo cual depende del bebé, pero suele ocurrir entre los 8 y los 12 meses. Si no lo haces así, es posible que, pasado el año, el bebé comience a cansarse de las papillas y las rechace. De pronto, en lugar de abrir la boca con placer para ingerir las cucharadas de papilla, la cierra y no hay manera de conseguir que coma. En estos casos, debes probar los siguientes consejos:

1- Prueba a darle los mismos alimentos que come en papilla o puré en trocitos, asegurándote siempre de que son trocitos blandos que puede agarrar sin problemas para evitar atragantamientos. Pescado, pasta o verdura cocida, fruta blanda y madura como pera o plátano, etc. Si muestra interés por ellos y quiere comer así, ve dándole cada vez más trocitos y menos puré, y completa con leche si te parece que ha comido poco.

2- Evita de primeras alimentos peligrosos como frutos secos, manzana, zanahoria cruda, etc.

3- No te preocupes porque coma menos cantidad, como decíamos, puedes completar con leche o lácteos hasta que se habitúe a comer con trocitos. En vez de verlo como algo malo, alaba el interés que muestra por comer como un mayor, al fin y al cabo, es así como tiene que aprender a comer.

4- Aunque se haya cansado de comer solo papillas o purés, eso no significa que no puedas seguir dándole cremas, sopas, papillas o purés. De hecho, a los bebés suelen encantarles este tipo de comidas, solo que puede cansarse de comer solo triturado.